¿Quieres saber qué significa visual management?, has llegado al sitio idóneo. En español, la denominación adecuada es gestión visual, siendo esta una estrategia de trabajo que ayuda a asimilar y retener información, mediante la visualización de colores y esquemas.

 

Con estas herramientas se simplifica la comunicación de información importante, enfatizando mediante colores esos puntos que requieren mayor atención. Las personas logran comprender y retener la información de manera más efectiva.

Usar técnicas visuales en gestión de empresas promueve la integración del personal, directivos y operativos, en los procesos de toma de decisiones. Además, favorece las acciones expeditas para resolver conflictos e inconformidades.

Al presentar los procesos de la empresa en formatos visuales, se activa la comprensión gráfica y se estimula la creatividad. Esto impulsa el desarrollo de acciones en pro del diseño y ejecución de medidas preventivas de problemas potenciales.

Dónde puedo aplicar el visual management

Las técnicas pueden ser aplicadas en todo el ámbito empresarial. Es una herramienta versátil que permite ser adaptada y utilizada eficazmente tanto en procesos administrativos, operativos y de gestión humana, como de cualquier otra índole.

Es preciso tener claro el objetivo y metodología de la gestión para su mayor comprensión. Te mostramos un ejemplo para proyectos, una práctica que cada día gana más adeptos por sus magníficos resultados.

Objetivo de visual management

El objetivo de la gestión es la optimización de la comunicación, mediante el resaltado de los contenidos claves y el uso de herramientas para su comprensión.

Con el uso de información gráfica y colores claves, este método visual procura captar la atención y estimular la fijación de la información en la memoria de cada persona. En corto plazo,  fomenta el trabajo en equipo y repercute positivamente en el tiempo de respuesta.

Metodologías para visual management

El desarrollo de tecnologías informáticas en análisis de datos y diseño de diagramas ha permitido un avance continuo en las metodologías de gestión. Esto facilita la mejora continua en la calidad de contenido de los informes de gestión, de procesos y manuales de procedimientos.

 

Además, con las herramientas de gestión se logra brindar mayor oportunidad en la entrega de informes y rendición de cuentas, en tiempo real y sobre una base de elevada confiabilidad.

La metodología más empleada es la de herramientas Lean para la mejora de los procesos, incluyéndose entre estas los métodos SixSigma, Kanban y Lean Canvas. Todos tienen, como factor común, el ser técnicas para hacer más ágil y práctica la gestión de procesos.

Todo empleado de empresa está en capacidad de utilizar medios y ayuda visual para mejorar su desempeño. Desde sencillas técnicas de uso de colores, reglas mnemotécnicas hasta diseño de señales que optimicen los procesos donde él interviene.

Lo importante es involucrar a todos en la gestión de la empresa, en aras de alcanzar los mejores resultados posibles en su desempeño profesional u oficio. La clave es que desarrollen códigos cromáticos, diagramas de flujo u  herramientas avanzadas.

 

Ejemplo de visual management

La intención de esta estrategia es conducir al logro de objetivos en menor tiempo. Cuando se ejecutan proyectos, la gestión permite desarrollar herramientas que facilitan la comprensión inmediata de su estatus.

En gestión de proyectos, la creación de una Sala Obeya, una de las herramientas Lean para la gestión, a través de un espacio donde la información se muestra de forma gráfica.

Esto permite gestionar el trabajo en equipo, mediante sesiones habituales de corta duración. Así se promueve la lluvia de ideas, se detectan errores de manera oportuna y se mejora la toma de decisiones.