Para alcanzar una producción eficiente, es imprescindible que optes por organizar tu puesto de trabajo.

Existe una técnica de gestión del trabajo, que promueve un cambio de actitud hacia el minimalismo, proceso que puedes aplicar tanto en la empresa como en el hogar. Este es el método 5S.

Un proceso de origen japonés, cuyo significado 5S es el del desarrollo de cinco principios fundamentales para mejorar el rendimiento en la empresa.

Cada principio se denomina con una palabra iniciada con S, requiere el compromiso personal hacia tener sólo lo necesario, con orden, pulcritud y seguridad.

A continuación, conocerás el origen, las fases del método 5S y las ventajas de su implementación.

Método 5S

Origen

A mediados del siglo 20, tras la segunda guerra mundial, científicos japoneses vinculados a la industria automotriz se abocaron a diseñar un método de gestión que condujera a la producción eficiente.

Surgió así el método 5S para el mejoramiento continuo de la calidad y reducción de dificultades en el trabajo.

Fases

Son cinco fases que se han designado con cinco palabras japonesas que inician con la letra S. Aquí hemos hecho un esfuerzo para que, en español, también inicien con S las palabras que identifican cada etapa. ¡Lo logramos!

El deber es que se cumplan las 5S, aún cuanto se logren resultados satisfactorios antes de la fase final. El proceso es continuo, implica comprometerse con nuevos hábitos en el trabajo. Las fases de las 5S son:

  1. Seiri (Seleccionar): consiste en clasificar los elementos necesarios e innecesarios que tienes en tu puesto de trabajo. Los innecesarios los descartas, bien sea desechándolos o donándolos a quien le pueda ser útil.
  2. Seiton (Situar): es darle la mejor ubicación a cada implemento de trabajo, ordenando con eficacia tu puesto laboral.
  3. Seiso (Sanear): es optimizar la 5s limpieza y mantener el puesto de trabajo impecablemente pulcro.
  4. Seiketsu (Sistematizar): es asumir una serie de conductas que impliquen la erradicación del desorden y la suciedad.
  5. Shitzuke (Sustentar): comprometerse con el mantenimiento en el tiempo del orden, estandarizar la limpieza y garantizar la seguridad.

Ventajas

Al estandarizar las 5S, obtendrás orden y limpieza en el trabajo. A cambio, tu empresa se encaminará más fácilmente hacia los objetivos de mejora continua y producción eficiente.

Entre los 5S ejemplos de ventajas de este método, está la mejora de la calidad del trabajo y la repuesta oportuna. Se minimizan los errores y defectos.

Esto a su vez se refleja en reducción de costes, fundamentalmente los asociados a pérdidas de tiempo y materiales, al evitar la compra de materiales innecesarios.

También significa una reducción en el tiempo para la consecución de materiales y de su traslado hasta la empresa. Se desarrolla simultáneamente un mejor control de los procesos productivos y se optimiza el espacio disponible para cada trabajador.

Así mismo, se asegura el mejoramiento de la disciplina de cada trabajador y, en consecuencia, se mejora el cumplimiento de los estándares de operación.

Incide favorablemente en la imagen empresarial, en el sentido de identificación y pertenencia de cada trabajador con la empresa y promueve una actitud ideal a favor de la productividad. Se mejora notablemente la capacidad de trabajar en equipo y la cooperación entre compañeros.

Al estandarizar 5S, se favorece un mejor ambiente de trabajo, en razón de que la limpieza 5s transmite una mayor sensación de bienestar en la empresa. Esto también permite reducir la ocurrencia de enfermedades y accidentes laborales.

Estimula la disciplina y compromiso, como acto voluntario, de hacer las cosas bien, con buenos hábitos y como deben hacerse. Se elimina de raíz el pensamiento de “hacer por hacer”.